Consejos para el control de plagas ante la llegada del verano

Con el aumento de la temperatura en la estación estival, las plagas proliferan en el hogar vertiginosamente. Junto a ello, los métodos comunes para combatirlas pasan del atrapamoscas a la vela aromática. Sin embargo, y a fin de conseguir un mejor resultado, es preciso recurrir a empresas especializadas en control de plagas. Todo sea por el bien de nuestra salud.

Con la llegada del verano y aumento de la temperatura que, consecuentemente, alienta a insectos y animales a expandir su reino por doquier, muchos hogares pueden verse invadidos por distintas plagas. Un hecho que, lejos de únicamente impedir el confort en el hogar, puede tanto deteriorar nuestro mobiliario como causar un impacto negativo en nuestra salud y la de quienes nos rodean. Por ello, y ante la presencia de una plaga que pueda condicionar la calidad de vida del hogar, es preciso recurrir a empresas profesionales del control de plagas como Firstrecord.

Disponiendo de un gran alcance y variedad en su labor, Firstrecord es una empresa referente en el sector. Algunas de las plagas más frecuentes durante el verano están conformadas por jaurías de mosquitos, cucarachas, moscas, avispas e incluso roedores. Tomando distintos motivos de eclosión, erradicar su presencia es un procedimiento que a menudo sobrepasa nuestra voluntad. Por ello, es preferible y recomendable contratar a empresas como la antes mencionada, cuya especialización en el control de plagas facilite, mantenga y asegure su eliminación.

Métodos para erradicar las plagas

La sabiduría popular incluye en su repertorio para combatir las plagas todo tipo de soluciones más o menos efectivas. Desde trampas para insectos y roedores, pasando por una limpieza impoluta del hogar, hasta velas aromáticas de citronelao láminas adherentes para bichos voladores. No obstante, ello resulta en un trabajo laborioso cuyo éxito no está al cien por cien asegurado. Menos aún cuando se trata de una plaga, es decir, de una ingente cantidad de alimañas e insectos que de pretender eliminarlos uno a uno llevaría toda una vida de dedicación.

Existen distintos métodos para controlar o eliminar las plagas en un hogar. En primer término, quizás el más popular, la fumigación consiste en la dispersión de un insecticida líquido útil tanto para interior, como exterior, y que trata superficies y estructuras en su propagación. Otro método, basado en el control biológico de plagas, consiste en la esterilización de individuos macho de una especie que, tras ello, son liberados para que, al cruzarse con una hembra, impedir su reproducción y reduciendo poco a poco la población total de la plaga. Útil, especialmente, cuando se trata de insectos o roedores que tan sólo se reproducen una vez en la vida.

En otra línea, los cebos rociados con raticidas o insecticidas son una técnica común para roedores, aves e insectos, atrayéndolos hacia la comida para, una vez ingerida, provocar su envenenamiento. Con ello, existe también la posibilidad de llevar a cabo un control físico de las plagas. Se trata de un conjunto de técnicas, como trampas adhesivas, luces ultravioletas o rejillas con carga eléctrica mediante las que atrapar y eliminar a los individuos de una plaga. Un último método que, quizás, es el que más personas habrán tratado de efectuar por sí mismas en su propio hogar. Sin embargo, y sea cual sea la naturaleza de la plaga, lo más eficaz es recurrir a un servicio profesional.